Europa

Sefarad: la huella judía en Barcelona

Pin
Send
Share
Send


El 19 de octubre fuimos al casco antiguo de Barcelona e hicimos una visita guiada por el barrio gótico para descubrir las huellas de la historia judía de la ciudad. Después de la visita, que terminó en la sinagoga del call, el antiguo barrio judío, disfrutamos de una cena singular en el palacio Requesens, con platos de inspiración judía.

La visita guiada empieza a las 19:45 a las puertas del palacio Requesens, en la plaza Sant Just. Después de una introducción a la historia de los judíos en la Barcelona medieval, Carmen fue guiándonos por las callejuelas del barrio gótico. Pasamos por delante de la sede de la Inquisición de Torquemada y nos fijamos en el escudo de la Inquisición más antiguo que se conserva en España. También descubrimos que algunas piedras que se usaron para hacer la plaza de Sant Iu se sacaron del cementerio judío de Montjuïch y aún puede verse una inscripción en hebreo. Por cierto: por si alguien aún no lo sabe, el nombre de la montaña barcelonesa que preside el puerto significa «monte de los judíos».

Seguimos la visita, pasando por varios otros puntos cuyo pasado está relacionado con los sefardíes que habitaron en España antes de su expulsión definitiva en 1492. Y es que el pueblo judío en Barcelona, como en España, fue una minoría muy malentendida, sospechada, criticada y odiada. El odio más extremo se vivió durante el terrible pogromo que tuvo lugar en Barcelona en el año 1391. Muchos cristianos llegaron a creer que los judíos habían provocado la peste que asolaba la ciudad, ya que caían enfermos más cristianos que judíos. Pero los judíos no habían envenenado los pozos ni tampoco tenían un antídoto que se reservaban para sí, como creían muchos cristianos, sino que su aparente inmunidad se debió seguramente a que sus ritos religiosos los obligaban a limpiarse a fondo varias veces al año, un hábito muy extraño en esos tiempos.

Pin
Send
Share
Send