Europa

Otoño en el valle del Jerte

Pin
Send
Share
Send


Mis padres son extremeños e inmigraron a Barcelona a principios de los sesenta. Tengo mucho apego a Extremadura porque allí he pasado gran parte de las vacaciones de verano de mi infancia. Esta Semana Santa tuve la oportunida de hacer un viaje por carretera por Extremadura y visitamos Cáceres, Trujillo, Mérida y el Valle del Jerte en primavera.

Mucha gente tiene grabada en la retina la imagen del Valle del Jerte de principios de primavera, cuando todos los cerezos estallan en flor. Vendría a ser la versión patria del hanami japonés. Aun así, también vale la pena visitarlo durante el otoño, porque la zona tiene una gran concentración de castaños, además de los cerezos. En esta época del año, todos los árboles se llenan de tonos dorados y los cerezos aportan pinceladas de tonos rojizos, lo que vendría a ser la versión española del koyo japonés (perdón por la analogía, pero es lo primero que me viene a la mente).

Para dar a conocer más el Valle del Jerte en otoño, se realiza la Otoñada, un conjunto de actividades tales como rutas de senderismo y BTT por la comarca, un mercado medieval y certámenes gastronómicos. De todas estas, cabe destacar la que se celebra el próximo 10 de noviembre en Cabezuela del Valle: la “Caída de la hoja”, que incluye la degustación de platos típicos como las migas (que me encantan) y un mercadillo con puestos callejeros.

La Otoñada 2012 se celebra del 5 de noviembre al 15 de diciembre y, si queréis tener más información sobre el programa de actividades la podéis encontrar en este enlace.

Pin
Send
Share
Send