Asia

Snorkel en el resort Angsana Velaravu en las Maldivas

Pin
Send
Share
Send


Seguimos con los relatos del blogtrip que hicimos a las islas Maldivas en noviembre de 2016. En esta ocasión hicimos snorkel en el arrecife del resort Angsana Velaravu y aprendimos a preparar curry al estilo de las Maldivas.

Después del primer día pudimos comprobar que el desayuno es muy completo: incluye tortillas hechas al momento y también tortitas y gofres, además de otros muchos platos calientes y los típicos dulces. Aprovechamos para coger energías mientras consultábamos los resultados escrutados de las elecciones estadounidenses.

Más tarde nos reunimos en el «marine centre» para hacer la excursión de snorkel por la cara exterior del arrecife de coral. Nos subimos a un bote con otros clientes del hotel y nos llevaron hacia allí con tres o cuatro monitores. Al llegar al lugar nos hicieron una pequeña explicación para no perdernos. Nos pusimos las aletas, las gafas, el tubo y… ¡al agua!

En cuanto metí la cara debajo del agua descubrí un mundo espectacular ahí abajo. Avancé usando las aletas siguiendo la línea del arrecife. Lo primero que me sorprendió fue que el arrecife que forma la isla del hotel se había transformado en un precipicio subacuático donde el fondo se perdía de vista en un color azul marino cada vez más oscuro. Por el contrario, a mano izquierda, el arrecife blanco se mostraba cargado de vida. Aunque la mayoría de los corales estaban petrificados, muchísimos peces de muchos colores rondaban por los recovecos, persiguiéndose entre sí, o mordisqueando los corales.

Me costaba centrar la mirada en un solo punto. Cuando me recuperé de la primera impresión, seguí avanzando y fui viendo todo con calma: peces de cuerpo azul brillante y cresta amarilla, peces de cara seria con un cuerno en la frente, peces de color turquesa con detalles rojizos y amarillos, peces negros, anaranjados, amarillos, pececillos alargados…

Me encantaron sobre todo los grandes bancos de peces de color azul eléctrico que pasaban justo por debajo de nosotros sin inmutarse. O los bancos de pececillos diminutos que se dispersaban rápidamente cuando te acercabas nadando. En definitiva, fueron unos 45 minutos que se pasaron volando. Y me dejaron con ganas de repetir.

Después, un baño en la piscina, duchita y a comer. Además de diversos platos calientes de carne y pescado y ensaladas, ese día el hotel ofrecía unos pinchitos de atún a la barbacoa, muy buenos. También había croquetas de risotto o rollitos primavera, entre muchos otros platos.

Justo después de comer, el chef del restaurante nos hizo una demostración de cocina y preparó dos platos típicos de las Maldivas. Primero, un curry maldivo con pollo, y luego «keevub», unas croquetas con carne de atún, lentejas, harina de arroz y varias especias. Muy buenas con salsa de chile dulce. Lo gracioso fue cuando nos volvieron a sentar a la mesa para que pudiéramos probar lo que acababan de cocinar ante nuestros ojos. ¡Fue el día en el que comimos dos veces! Eso sí, con las croquetas ya no pudimos. El chef nos dijo que nos las enviaría para cenar… y nos reímos.

Video: ANGSANA Resort Snorkeling (Abril 2020).

Pin
Send
Share
Send