Asia

Qué hacer en Hanói: 10 visitas imprescindibles en la capital de Vietnam

Pin
Send
Share
Send


Durante nuestro viaje por Vietnam y Camboya caímos rendidos ante Hanói, la capital de Vietnam. Hanói es una ciudad vibrante, donde puedes pasarte días callejeando, descubriendo nuevos rincones y disfrutando del caos. Preparad calzado cómodo porque en esta entrada os traemos nuestro «top 10» para pasar un día en Hanói.

1. Empezar el día con ejercicio matutino

Antes de las seis de la mañana, con los primeros rayos de sol, muchos hanoienses se reúnen alrededor el lago Hoan Kiem para empezar el día practicando ejercicio. Grupos de personas practicando tai chi, aeróbic y, sobre todo, una multitud de gente caminando, corriendo o pedaleando en bici alrededor del lago. Levantarse pronto permite descubrir una faceta de la ciudad muy diferente, más tranquila, con pocos comercios abiertos. A medida que te acercas al lago, las tiendas empiezan a levantar sus persianas y algunos propietarios hacen estiramientos en las puertas previos a la larga jornada laboral que les espera. Sin embargo, si madrugar no os va mucho, podéis ir por la tarde, a eso de las ocho, a ver cómo practican aeróbic.

Estiramientos y ejercicios varios en el lago Hoan Kiem

2. Desayunar pho

Tras el ejercicio matutino y el madrugón, nos merecemos un buen desayuno. El plato para empezar el día por excelencia en Vietnam es el pho, un bol de caldo de pollo con tallarines de arroz, ternera y hierbas aromáticas. Muchos hoteles sirven pho en el desayuno, pero si vuestro hotel no es de esos, podéis ir al Pho 24. Este local es un fast-food especializado en pho que está justo delante del lago Hoan Kiem. Por 29 000 dongs (1€) podéis degustar está delicia vietnamita.

Pho, el desayuno típico en Vietnam

3. Presentar tus respetos a Ho Chi Minh

Tras el desayuno, podemos tomar un taxi hasta la pagoda de Tran Quoc (56 000 dongs) para ver parte del árbol donde Buda llegó a la iluminación traído como presente desde la India. Desde la pagoda se puede bajar a pie hasta el mausoleo de Ho Chi Minh, que nos recordó mucho al mausoleo de Lenin en Moscú y luego terminamos visitando la Pagoda del Pilar Único.

Mausoleo de Ho Chi Minh en Hanói

4. Descubrir el Museo Etnológico

Desde la zona del mausoleo es recomendable tomar un taxi hasta el alejado Museo Etnológico por unos 70 000 dongs. En este museo aprenderemos más sobre la idiosincrasia de Vietnam, un país compuesto por más de cincuenta grupos étnicos distintos. En museo incluye información sobre el estilo de vida, la cultura y los ritos de estos grupos étnicos. Los paneles explicativos están en inglés, francés y vietnamita, pero la exposición es muy visual y, aunque no se sepa ninguno de estos idiomas, más o menos se puede seguir y entender. La exposición de casas tradicionales que hay en los jardines del museo es muy especial y vale la pena la visita solo para ver esta parte. La entrada cuesta 40 000 dongs y hay que pagar 50 000 más si se quiere tomar fotos. Hay visitas guiadas en inglés por el interior del museo por 100 000 dongs, pero, por desgracia, la visita guiada por la exposición de casas solo está disponible en vietnamita.

Casa tradicional en el Museo Etnológico

5. Visitar el Templo de la Literatura

Desde el Museo Etnológico se puede ir en taxi hasta el barrio antiguo de Hanói por unos 94 000 dongs y visitar el Templo de la Literatura, cuya entrada vale solo 30 000 dongs. Este templo se construyó en 1070 y aquí se fundó la primera universidad de Vietnam, donde se estudiaba la filosofía de Confucio, además de poesía y literatura. Actualmente es un templo muy concurrido por los estudiantes que piden ayuda a los grandes maestros de antaño para pasar los exámenes o que acuden allí a hacerse la foto de graduación con sus compañeros al completar sus estudios.

6. Comer en el restaurante Quan An Ngon

Hanói es el paraíso de los amantes de la comida callejera y el barrio antiguo está repleto de puestos muy concurridos donde se sirven todo tipo de platos. No obstante, si vuestros estómagos no pueden soportar este tipo de comida, una buena alternativa es este restaurante situado a pocos minutos andando del Templo de la Literatura. Este bonito restaurante tiene un gran patio con mesas y, a su alrededor, hay paradas de diferentes tipos de comida, de manera que parece que estás comiendo en un mercado local, pero con más garantías sanitarias. Nos recordó mucho al restaurante The Market de Hoi An. La selección de platos es muy amplia y es complicado decidirse. Como dato informativo, cuando fuimos nosotros comimos los dos por 240 000 dongs en total.

Pin
Send
Share
Send