América

Llegada a Ushuaia y excursión al glaciar Martial

Pin
Send
Share
Send


Llegamos a Ushuaia muy cansados después de muchísimas horas de vuelo. Ya desde el avión vimos que el pequeño aeropuerto de esta población del cono sur de argentina parece un refugio de montaña, todo de madera y tejado a dos aguas muy inclinado. Nada más salir, ves las montañas alrededor, muy cerca y repletas de nieve. Y el canal Beagle parece un mar. Hacia el sur se llega al cabo de Hornos, el fin del mundo. Más allá, estará la Antártida.

Llegar al continente helado es demasiado caro, 5000 euros, precio oferta. Además, en la Tierra del Fuego hay muchos atractivos. Pero eso lo veríamos días más tarde. Primero, nos dirigimos al Bed & Breakfast de una señora muy simpática: María Cristina, que dirige el Nahuel B&B desde hace veinticuatro años. Por su casa han pasado turistas de todas partes. Curiosamente, nos cuenta que últimamente muchos turistas franceses han cancelado las reservas, seguramente debido a los atentados de París acontecidos solo tres semanas antes. Nosotros nos sorprendemos y le damos nuestra opinión sobre este asunto. Pensamos que es exagerado cancelar un viaje a Argentina por un atentado en Francia. Pero la psicosis se extiende, y tampoco puedes culpar a la gente de tener miedo.

Nuestra habitación en el B&B Nahuel

Luego la señora María Cristina nos responde a todas las preguntas prácticas que tenemos sobre Ushuaia. Dónde podemos cambiar dinero en un lugar no oficial, cómo visitar el Parque Nacional Tierra del Fuego o dónde hay un supermercado. Nos avisa de que el martes es feriado por la virgen, y le contestamos que en España también. Entonces nos pregunta si en España la gente es muy religiosa. Nos sorprende mucho la pregunta y le explicamos que cada vez menos. Ella nos confiesa que había llegado a pensar que la religión cristiana y todos los santos y vírgenes solo había sido un truco de los conquistadores españoles para someter a los indígenas.

Por cierto, la habitación es la mar de correcta, con tele y wifi. El baño es compartido, pero el desayuno está incluido y a la hora que queramos. Luego salimos a cambiar dinero y después vamos a almorzar en el restaurante El Turco. Al ver el platazo que están comiendo en la mesa de al lado, nos decidimos por una «milanesa rellena completa». Este plato son dos bistecs muy tiernos uno encima del otro, con una capa de queso fundido y jamón dulce en medio y todo el paquete empanado, acompañado con patatas fritas y dos huevos fritos por encima. ¡Ahí es nada!

Milanesa para recuperar fuerzas

Por la tarde paseamos un poco hasta la oficina de información turística del puerto. Hace mucha más calor de lo previsto: 16 ºC. Más tarde tomamos un taxi para subir por una carretera de 7 km hasta el glaciar Martial.

Pin
Send
Share
Send