Europa

Estocolmo en un día

Vkontakte
Pinterest




He aquí otro relato del viaje a Finlandia de una semana que hice en enero. En la entrega de hoy os llevo hasta Estocolmo, capital de Suecia y una de las ciudades más bonitas e interesantes del norte de Europa.

Estocolmo está construida sobre catorce islas, que están unidas mediante 57 puentes. Es la ciudad de ABBA , de los premios Nobel y de las novelas de Stieg Larsson, y ese día íbamos a explorarla a fondo.

Foto de Visit Stockholm

A las cinco de la mañana empecé a recibir señales de que tocaba levantarse. Primero, la televisión se encendió sola un par de veces. Más tarde oí dos anuncios en sueco por la megafonía del camarote e intuí que me informaban de que era hora de levantarse. Finalmente, alguien se puso a llamar a la puerta con mucha insistencia. Había que levantarse, estábamos llegando a Estocolmo.

La terminal del ferry donde desembarcamos estaba desierta. A las seis y media de la mañana, lo único que se movía eran los pasajeros que bajábamos del barco y la guía que nos iba a acompañar ese día. Todavía era de noche y hacía un frío terrible, así que sin más dilación nos metimos en el autocar que nos estaba esperando con la calefacción y el wifi encendidos.

Edificios de la parte antigua de Estocolmo

Para empezar el día con buen pie nos dirigimos al Collectors Hotel, un edificio muy singular situado en la ciudad antigua de Estocolmo donde desayunamos. Nada más entrar, me sorprendió mucho la decoración, era como si hubiera entrado en un museo de antigüedades marítimas. Este hotel pertenece a la única cadena familiar de hoteles de Estocolmo, que cuenta con un total de tres hoteles en la ciudad. En la sala de desayunos del Collectors Hotel puede verse una parte de la antigua muralla defensiva de la ciudad. La encontraron mientras restauraban el hotel y la integraron en el diseño del conjunto. La decoración del hotel es muy atípica, ya que se basa en antigüedades del mundo marítimo. De hecho, este hotel contiene una de las cinco mejores colecciones del mundo de este tipo.

Una de las salas del Hotel Collectors

Después salimos a explorar la ciudad antigua de Estocolmo, que está situada en una pequeña isla. Toda esa zona es peatonal y es uno de los barrios medievales mejor conservados del mundo. Esta zona está repleta de pequeñas callejuelas estrechas, cafés y tiendecitas interesantes. En medio se alza la catedral de Estocolmo, en la que está representada la figura de San Jorge y el dragón y, muy cerca, se eleva el Palacio Real. Aunque no llegamos a entrar en este edificio, descubrimos que se pueden visitar algunas estancias. Si no se puede visitar todo es porque la familia real sueca no vive en este palacio, pero sí trabaja en él. En la parte antigua de la ciudad también se encuentra el museo de los Premios Nobel, mientras que la fiesta de gala de estos premios se celebra en el ayuntamiento de Estocolmo.

Palacio Real

El estilo renacentista italiano del Ayuntamiento de Estocolmo le da una apariencia antigua, pero en realidad se construyó a principios de siglo XX. El ayuntamiento es la sede del gobierno de la ciudad y se puede explorar con una visita guiada. Justo al entrar, nos encontramos con la vajilla que se usa en el banquete de gala de los Premios Nobel, que se celebra en una sala con forma de piazza presidida por una gran escalinata. Otra de las salas más impresionantes del ayuntamiento es la Sala Dorada, de inspiración bizantina (que recuerda a la Capilla Palatina de Palermo), donde todas las paredes están decoradas con teselas doradas y donde se celebra el baile de gala.

Ayuntamiento de Estocolmo

Sala Dorada

Luego cambiamos de tercio totalmente y nos dirigimos al SOFO (o Södermalm) para pasear por la calle Skanegatan y sus inmediaciones. Es uno de los barrios más trendy de Estocolmo y desde hace unos 20 años es el hogar de artistas, bohemios y jóvenes de la capital sueca. Está lleno de cafés y tiendas de segunda mano, y permite descubrir las tendencias más vanguardistas de la ciudad.

Otra zona totalmente diferente es el barrio de Östermalms, uno de los más selectos de la ciudad. En la calle Strandvägen se alza una de las tiendas de interiorismo más famosas de Estocolmo, la Svenskt Tenn, famosa por el diseño de las telas que usa, algunas de las cuales se usaron en el rodaje de la película Mamma Mia.

Diseño en la Svenskt Tenn

Muy cerca, nos encontramos con el Östermalms Saluhall, el mercado cubierto más antiguo de Estocolmo. Fue inaugurado en 1888, hace unos años se renovó totalmente el interior y hoy en día es uno de los mercados más sibaritas y selectos de la ciudad, acorde con el barrio donde está situado. Aparte de paradas con los mejores quesos, carnes, pescados y repostería, también hay varios restaurantes. En el restaurante Lisa Elmqvist, por ejemplo, se sirve pescado recién traído del mar y es un lugar muy recomendable para comer. Si os gusta el salmón ahumado, allí lo preparan riquísimo (según me contaron). También podéis pediros un fish & chips, también llamado «pescado rebozado con patatas fritas». Estaba buenísimo, incluso más bueno que los que comí en Escocia o Inglaterra, ya que el rebozado con el que lo preparan es muy crujiente pero sorprendentemente ligero.

Vkontakte
Pinterest