Europa

Cuenca con amigos (y blogueros)

Vkontakte
Pinterest




Hemos pasado un fin de semana en Cuenca con un grupo de amigos muy especial. Hace unas semanas, Víctor, de Mi patria son mis zapatos, nos invitó a pasar el fin de semana en su casa de la Huerta de la Obispalía, un pequeño pueblo en el que todos los vecinos se conocen y en el que cada mañana una furgoneta va a vender el pan, porque no hay ni panadería ni tiendas. Nosotros nunca habíamos estado en Castilla la Macha y aceptamos la invitación encantados. Además, íbamos a poder coincidir nuevamente con Víctor y Eva, con Rebeca de El rincón de Sele y conocer en persona a Adela de Callejeando por el planeta y a Raúl de Un peregrino por el mundo. Un fin de semana lleno de buenos amigos y grandes viajeros.

El sábado, después de un desayuno de campeones, aprovechamos para hacer una visita a la ciudad de Cuenca, patrimonio de la humanidad desde 1996. La ciudad histórica fortificada de Cuenca fue construida en un principio como punto defensivo del califato de Córdoba y es famosa por su centro histórico perfectamente conservado y por las casas colgadas.

Empezamos la ruta subiendo hasta “el Santo”, un mirador que hay en una montaña frente al centro histórico donde se puede disfrutar de una magnífica panorámica de Cuenca. Luego volvimos al coche para ir a ver la ciudad. Conseguimos aparcar justo debajo del Puente de San Pablo, que une el Parador Nacional con la parte donde están las casas colgadas, y Víctor nos explicó que antiguamente el puente era de cuerdas y madera. Desde el extremo del puente, puede verse una de las vistas más famosas de Cuenca, la de las casas colgadas, el casco histórico y la Hoz del Huécar.

De hecho, esta misma panorámica se ha hecho muy popular en Japón, porque el autor del anime (serie de dibujos) Sora no oto (el sonido del cielo) se ha inspirado en Cuenca para crear la ciudad en la que pasa la acción. Así que no fue de extrañar que durante nuestra ascensión al centro histórico nos cruzáramos con varios grupos de japoneses que estaban visitando la ciudad.

Sin duda, lo más emblemático de Cuenca son las casas colgadas (¡que no colgantes!). Es un edificio construido entre los siglos XIV y XV y que hasta el siglo XVIII albergó el ayuntamiento. Lo que más destaca son las balconadas de madera. Las casas se pueden visitar, una es un restaurante y otra de ellas es el museo de Arte Abstracto español.

Seguimos nuestra ruta hasta llegar a la Plaza Mayor donde se encuentra la catedral de Nuestra Señora de Gracia. Fue construida a finales del siglo XII en estilo gótico normando y no entramos porque había que pagar 5 euros. De hecho, si la queréis visitar gratis, podéis hacerlo los domingos a las 9.30 y las 12, horas en las que se celebra la misa.

Video: "La dura vida del blogger de viajes". Molaviajar (Febrero 2020).

Vkontakte
Pinterest