Europa

Descubriendo la Cerdaña francesa en coche desde Barcelona

Pin
Send
Share
Send


Mientras que el día anterior descubrimos la Cerdaña en el tren amarillo, ese día lo dedicamos a conocer mejor la zona en coche. Como ya os comenté en la entrada previa, es complicado acceder a algunos puntos en transporte público, por lo que se hace necesario usar el coche.

El primer punto que visitamos fue el Gran horno solar de Oidello. Y no os penséis que de allí salen las baguettes que se venden por toda Francia, sino que se trata de un centro de investigación de la energía solar basado en torno a un enorme horno formado por un sinfín de espejos que concentran los rayos del sol en un punto muy pequeño. Allí hicimos una visita lúdica y pedagógica de las propiedades de la luz solar y del trabajo de investigación que se realiza.

El horno se construyó en ese enclave por la gran pureza del cielo y por ser una zona que disfruta de más de 2750 horas de sol al año. Se puso en funcionamiento en 1969 y se usa sobre todo para investigar sobre el desarrollo de centrales solares, así como para hacer pruebas de materiales de aeronáutica y aeroespaciales, entre otros usos.


La exposición está muy bien e incluye un vídeo que explica la historia del horno. Sin embargo, lo que nos dejó más alucinados fue la demostración en vivo y en directo de cómo funciona. Para ello, nuestra guía nos condujo hasta una réplica a una escala mucho más pequeña. Entonces, orientó dos grandes espejos de la forma adecuada, sacó un palo de madera, lo colocó donde se concentraba la luz del sol y prendió fuego al madero en menos de un segundo (!). No es de extrañar que el horno grande sea capaz de derretir una placa de acero de unos diez centímetros de grosor abriéndole un boquete en medio. Y tras la interesante visita al horno, pusimos rumbo a la población fortificada de Mont-Louis, a unos quince minutos en coche.

Al igual que Vilafranca de Conflent, Mont-Louis también es una ciudad fortificada que formó parte de los «Vaubanes» construidos por Sébastien Le Prestre de Vauban. El rey Luis XIV quería asegurar los territorios que acaba de conseguir en los Pirineos y ordenó construir fortalezas en puntos estratégicos con tal de asegurar ese y otros territorios clave de Francia.

Pin
Send
Share
Send