África

Excursión a las otras pirámides: Saqqara y Dashur

Pin
Send
Share
Send


A las ocho de la mañana bajamos a la puerta del hotel para encontrarnos con Ashraf, el taxista con el que el día anterior habíamos acordado que nos llevara a ver las pirámides. El plan inicial era ir a Dashur, Saqqara y Gizé y ver todas las pirámides en el mismo día. Pero al bajar a la calle no estaba. Estuvimos esperando a ver si venía y temiendo que nos había dejado plantado (había leido en algunos foros y blogs sobre la poca palabra de los taxistas), pero cuando ya nos pensábamos que tendríamos que buscar otro taxi, apareció él pidiendo disculpas. Ashraf tenía unos sesenta y pico años y conducía un taxi bastante viejo, no hablaba inglés (y nosotros nada de árabe) así que la comunicación era un poco rudimentaria.

Pirámide escalonada.

Fuimos saliendo de la ciudad y por la ventana veía la miseria del extrarradio de El Cairo: suciedad acumulada, animales de granja en medio de la calle… hasta que al final pasamos todos los atascos y el panorama cambió primero a tierra cultivada y después a desierto. Cuando llevábamos una hora larga de camino, Ashraf empezó a preguntar cómo se iba a Dashur, hasta que después de preguntar tres veces, le dijeron que esa no era la carretera y que tenía que volver atrás. Se había perdido. Volvimos a conducir otra hora larga para volver a El Cairo. Dashur está a una hora de las pirámides de Gizé (Keops, Kefren y Micerinos) y una vez en la carretera correcta vi que el taxista sequía preguntanto dónde estaba Saqqara, aun habiendo señalizaciones en el camino. Finalmente, después de más de tres horas llegamos a Saqqara, y aunque nosotros queríamos ir primero a Dashur no dijimos nada y nos fuimos a visitarla.

Camino a Saqqara en el taxi

Saqqara es una gran necrópolis de los faraones del primer imperio y es famosa por tener la primera pirámide, la conocida como pirámide escalonada. La pirámide escalonada es el monumento de piedra más antiguo del mundo. Fue construido por Imhotep (este hombre era todo un portento) para el faraón Zoser en el 2650 a.C. Al llegar al recinto primero puedes visitar el Museo de Imhotep, que es un pequeño museo que hay en el centro de visitantes donde se compra la entrada. Al entrar en el museo se nos acercó uno de los guías y nos dijo que nos hacía una visita guíada de 15 minutos y acordamos hacerla por 20 L.E. La minivisita estuvo bien porque el guía contestó las muchas preguntas que le hicimos. El museo tiene objetos encontrados en la necrópolis, algunos tan curiosos como aparatos quirúrgicos. El museo, que era nuevo, estaba mucho más organizado que el de El Cairo.

Entrada al Museo de Imhotep

Después del museo fuimos al taxi y fuimos hasta la necropólis para visitar primero las tumbas y las pequeñas pirámides que hay en la parte derecha. Allí visitamos la tumba de Mereruka y la pirámide de Teti (el resto estaban cerradas al público). Cuando entras a todos los templos y pirámides de Egipto siempre hay varios egipcios con chilaba y turbante que acompañan al turista y les explica alguna cosa o le señala alguna parte interesante para ganarse una propina o bakkshis. Realmente no me atreví a preguntar a ninguno si tenían algun sueldo por estar allí, pero si ese era el caso, seguro que era mísero. Después de acompañarnos por la tumba y bajar con nosotros a la pirámide de Teti de dimos 5 L.E. y nos dijo que era «small money» y al final acabamos saliendo mientras él se quejaba.

Interior de la tumba de Mereruka.

Más tarde fuimos con el taxi hacia la parte izquierda de la necrópolis para ver la pirámide escalonada. Eran las 12 del mediodía y el sol picaba mucho. La pirámide escalonada no se puede visitar porque el interior esta en bastante mal estado. La pirámide está rodeada de una muralla y un conjunto funerario en el que hay que pagar para visitar algunas de las tumbas que hay allí. Nosotros, un poco chafados por la calor, nos sentamos en la sombra mientras obsevábamos la pirámide y conversábamos tranquilamente. En esos momentos se nos dirigió un guía que estaba descansando mientras había dado tiempo libre a sus clientes, curioso por el idioma que hablábamos y que no identificaba. Era muy simpático y estuvimos hablando un rato con él muy animadamente. Cuando le dijimos que luego iríamos a visitar Dashur, nos dijo que normalmente se hacía primero Dashur y luego Saqqara. Entonces fue cuando le explicamos que nuestro taxista se había perdido. Él nos dijo que probablemente era porque no sabía leer (los egipcios de una cierta edad no saben leer porque durante la ocupación inglesa cerraron muchas escuelas) y normalmente los taxistas no suelen ir a Saqqara y Dashur, y que por eso se había perdido. En ese momento me supo muy mal haberme enfadado. Tantas cosas que se dan por sabidas y de las cuales uno no tiene ni idea… me hizo sentir muy pequeña en el mundo.

Sala hipóstila por la que se entra a ver la pirámide escalonada.

Después de visitar la pirámide escalonada volvimos al taxi para ir a Dashur. Ya era casi la una del mediodía y decidimos visitar las pirámides de Gizé al día siguiente con calma, ya que cerraban a las 16 horas y no tendríamos tiempo. Mientras estábamos visitando la necrópolis, nuestro taxista se había informado sobre cómo ir a Dashur y fuimos ya sin perdernos.

Pin
Send
Share
Send