Asia

Los templos de Taman Ayun, Ulun Danu Bratan y la playa de Singaraja

Pin
Send
Share
Send


Esa mañana, el olor a incienso me volvió a despertar. Me levanté con las energías renovadas y moratones por todos lados, más bien causados por el masaje que por la caída del día anterior. Cuando decidimos alargar nuestra estancia en Ubud, el hotel solo tenía disponible para esa noche la habitación más cara, así que, aprovechando que queríamos visitar el norte de la isla, decidimos buscar una noche en la costa.

Después de desayunar, avisamos al chico de la agencia de alquiler de motos para decirle que habíamos tenido un pequeño percance y pagarle así los desperfectos. Lo cierto es que fueron muy legales, ya que el propietario se fue con mi compañero al taller de reparación y solo tuvimos que abonar la cantidad que el mecánico nos dijo que costaría cambiar la pegatina rascada por una nueva (10€).

Esa misma mañana, buscamos un hotel en la playa, llamamos por teléfono para reservar y nos dispusimos a buscar un medio de transporte para llegar allí. No fue muy difícil buscar un taxista que nos llevara, ya que hay un montón de agencias y taxistas por todo Ubud. En una agencia que había al lado del hotel, negociamos un coche con conductor para ir hasta el norte y parando en cuatro puntos por 350.000 rupias (29,35€) incluyendo gasolina y aparcamientos.

Quizás lo que más me sorprendió de todo fue que cuando llegó el coche con el conductor, el propietario de la agencia se vino con nosotros. Ya nos lo había dicho bromeando mientras negociábamos, pero no pensaba que realmente se fuera a unir a nosotros.

La primera parada fue el Pura Taman Ayun, que es un templo bastante enorme y fue el principal del reino Mengwi. Fue construido en 1634 y lo que más destaca son sus múltiples meru de alturas diferentes. Quizás lo que menos me gustó es que solo se podía pasear alrededor de las partes principales del templo, ya que estaba cerrado, aunque esto es algo que nos encontramos en casi todos los templos importantes que visitamos.

Tras la visita, volvimos al coche para conducir hasta el templo Ulun Danu Bratan. Este templo hindobudista fue construido en el siglo XVII, está dedicado a la diosa de las aguas Dewi Danu y está construido sobre unas pequeñas islas en medio del lago Bratan. Esta es una de las postales más típicas de Bali, la del templo reflejado en las aguas del lago. El problema fue que, a los pocos minutos de llegar allí, se puso a diluviar y al final nos tuvimos que refugiar para no acabar empapados.

Si hubiera hecho buen tiempo, habríamos podido hacer varias actividades en el lago, ya que se podía alquilar un patinete o un recorrido en barca, pero no fue el caso. Ese templo me recordó un poco a Port Aventura porque, aparte de lo turístico y lo bien cuidado que estaba todo, tenía música de fondo. Te daba un poco la sensación de estar haciendo cola para el Tutuki Splash…

Cuando amainó un poco, volvimos al coche para ir a la siguiete parada: las cataratas Gitgit, pero cuando llegamos al aparcamiento, llovía tanto que nos quedamos un rato en el coche esperando a ver si paraba de llover. Sin embargo, tras 15 minutos de espera decidimos seguir el camino para ver si en la costa teníamos mejor suerte con el clima.

La última parada antes de llegar al hotel fue el templo Beji. La verdad es que lo señalamos en el mapa porque venía de paso y así incluir más cosas en el precio. Yo pensaba que estaría en la costa, pero realidad estaba rodeado de campos de arroz.

Video: Templo Taman Ayun, Bali. Indonesia 2016 (Abril 2020).

Pin
Send
Share
Send