América

Cuzco Tour: Qorikancha, Pukapukara y Sacsayhuamán

Pin
Send
Share
Send


Al mirar por la ventana, me percaté de que las calles de Cuzco estaban mojadas. Había caído una tormenta durante la noche y ni me había enterado. Bajamos a desayunar al patio de la casa, donde Sonia nos había preparado una tortilla de tomate que me recordó a las que me comí en mi viaje por la India. Aún estaba nublado y hacía tanto fresco que decidí ponerme la chaqueta y el gorro antes de terminar de desayunar.

Esa mañana habíamos pensado de ir a Chinchero, una localidad cercana conocida por su mercado dominical y ruinas incas. Fuimos bajando poco a poco una de las colinas de Cuzco hacia la estación de autobuses, pero al llegar allí nos dimos cuenta de que si íbamos a Chinchero, no nos daría tiempo de volver a tiempo para hacer el Cuzco City Tour que habíamos contratado el día anterior. Quizás el mal de altura no nos había afectado mucho, pero nuestros cerebros iban un poco más lentos de lo normal. Así que decidimos volver hacia el centro de la ciudad. Si el camino era de bajada, irremediablemente a la vuelta era de subida y es entonces cuando uno se da cuenta de que está a 3300 m de altura. ¡Y se nota! Nos quedábamos casi sin oxígeno cada diez pasos, así que tuvimos que ir parando aquí y allá.

Calles de Cuzco

En la actualidad, como en tiempos de los incas, el corazón de Cuzco es la Plaza de Armas. Esta plaza sustituyó al Huacaypata original, el centro neurálgico de la ciudad inca, aunque de esta quedó muy poco tras la llegada de los españoles, y los edificios de sus alrededores fueron sustituidos por otros de arquitectura colonial. Los ejemplos más evidentes son la iglesia de la Compañía de Jesús, en el extremo suroriental de la Plaza, y la catedral, que se levanta donde antiguamente se alzaba el palacio del Inca Viracocha. Para entrar en la catedral hay que pagar, así que ese día decidimos no hacerlo. Las dos estructuras quedan enmarcadas por edificios de dos plantas porticados que albergan tiendas de recuerdos, agencias de viajes, bares y restaurantes. Como Pizarro, que fue quien lideró la conquista de Perú a partir de 1532, era natural de Trujillo, es normal que la Plaza de Armas de Cuzco tenga parecidos razonables con la Plaza Mayor de Trujillo.

Plaza de Armas en Cuzco

El City Tour empezaba a las 14 h, así que sobre la una fuimos a comer. En el centro de Cuzco hay muchos restaurantes con menús turísticos. Más o menos todos tienen los mismos precios y los mismos platos en la carta. Optamos por el restaurante Paprika y comimos choclo (maíz) con queso, sopa de champiñones, trucha a la plancha y lomo (de alpaca) salteado. El lomo de alpaca está muy bueno, la carne tiene una textura parecida a la ternera y nos explicaron que es muy sana porque casi no tiene grasa ni colesterol.

Lomo de alpaca salteado

A la hora indicada nos presentamos en la agencia donde habíamos contratado el City Tour por Cuzco y uno de los encargados nos llevó hasta una plaza colindante porque los autocares tienen prohibida la entrada a la Plaza de Armas. La primera parada de la visita la hicimos en el Qoricancha, el antiguo templo del sol y uno de los centros de culto más importantes y ricos del Imperio inca. Sobre él se construyó el convento de Santo Domingo. Los muros del templo original sirvieron de cimientos para el convento, pero quedaron al descubierto tras el terremoto de 1950. Dicen que en tiempos de los incas, el templo estaba cubierto de oro y tenía estatuas en forma de maíz de oro macizo que se usaban en los rituales. Además, el Qorikancha era un centro astronómico. La entrada al Qorikancha cuesta 10 soles, porque no está incluida en del boleto turístico, una entrada conjunta para muchos centros de interés que compramos en la siguiente parada.


Tambomachay está a más de 3700 metros de altura y se sitúa a las afueras de Cuzco. Se dice que una de las fuentes que allí hay es la fuente de la eterna juventud. Nosotros no bebimos de ella porque era más probable que pilláramos una ameba que la inmortalidad. Aunque esa leyenda no sea del todo cierta, lo que sí se sabe es que en Tambomachay se celebraban rituales de culto al agua.

Pin
Send
Share
Send