América

Puno, capital folclórica de Perú

Pin
Send
Share
Send


Entreabrí un poco los ojos y vi que el autobús seguía en marcha por una carretera que discurría en medio de la nada. Casi todos los pasajeros estaban adormilados menos una señora de mediana edad que se sentaba a nuestro lado, al otro lado del pasillo. Durante los breves intervalos en los que volvía al mundo de los vivos, fui oyendo su verborrea incesante. No paró de hablar durante casi medio trayecto, y Xavi aguantó estoicamente durante varias horas su monólogo inacabable. Mientras tanto, yo me limitaba a dormir o a hacerme la dormida. Estaba cansada y de mal humor.

El autobús apenas se detuvo. Solo hizo una parada para hacer una visita al baño y seguir la ruta. Nos dirigíamos a Puno, una ciudad que muchos viajeros comsideran bastante feucha, pero que está a orillas del lago Titicaca y desde donde se pueden visitar las islas que hay en la parte peruana.

Para compensar la falta aparente de encanto de Puno, decidimos alojarnos en una casa con mucho encanto: Casa Panq'arani, que significa «casa con flores». Un nombre muy apropiado por lo florido que era el jardín. Nuestros anfitriones eran Edgar y Consuela, que han convertido su bonita casa en un cómodo bed and breakfast.

Edgar nos recibió en la puerta. Es un hombre muy alto y las líneas que recorren su cara reflejan toda la sabiduría adquirida. Un mate de hoja de coca y unas conversaciones más tarde, salimos de la casa para ver un poco la ciudad y buscar un sitio en el que comer. Edgar nos recomendó un restaurante en la plaza de Armas y desde el que hay unas bonitas vistas a la plaza. El restaurante Mojsa es un poco caro, pero allí disfrutamos de una de las mejores comidas del viaje. Degustamos platos típicos como el queso frito, el rocoto relleno (que era tan picante que Xavi casi llora por la nariz) y el ají de gallina.

Pin
Send
Share
Send