Asia

Snorkel con tiburones ballena en las Maldivas

Pin
Send
Share
Send


Seguimos con los relatos del viaje a las Maldivas de 9 días. En esta ocasión os explicamos un día muy intenso en el que pasamos en el agua la mayor parte del tiempo. Además del snorkel con tiburones ballena hicimos una inmersión nocturna que no nos dejó indiferentes… ¿preparados?

A las cinco y media sonó el despertador. A las seis habíamos quedado con Is y Vera para hacer snorkel matutino y a esa horas intempestivas tenía los párpados tan pegados que ponerse las lentillas se convirtió en un trabajo de precisión.

Nos dirigimos a la zona de las «water villas» y empezamos allí la inmersión. Vera nos había prometido que a esa hora había mucha actividad en el agua y tenía razón: vimos un montón de bancos de peces de colores en plena acción. Realmente era muy bonito y no te cansabas de mirar a todos los lados. Había peces payaso muy vistosos, exóticos peces loro, peces mariposa muy elegantes, larguísimos peces corneta… Todos estaban allí, miraras a donde miraras había un montón de peces.

Al cabo de una hora, más o menos, decidimos salir del agua porque mientras iba nadando empecé a notar que algo me estaba picando. Era como si algún ente microscópico me estuviera dando pequeños mordiscos, pero no veía nada a mi alrededor. Al salir del agua se lo comenté a Vera porque era un poco molesto y me comentó que era el plancton. ¡Me quedé alucinada!

Tras el ejercicio matutino nos tomamos un buen desayuno en el restaurante bufet y me decanté por una tortilla hecha al momento y unos trozos de bacon. Todo para tomar fuerzas para la siguiente excursión.

¿Dónde estarán los tiburones ballena?

A las nueve menos cuarto teníamos que estar en la recepción del resort para ir a hacer snorkel con tiburones ballena. El parque nacional de los tiburones ballena se encuentra en el sur del atolón de Ari y el Vilamendhoo resort es un buen lugar para hacer esta excursión. Deduje rápidamente que se trata de una excursión muy popular cuando vi que del hotel salían dos barcos cargados de turistas, con unas cincuenta personas en total.

Navegamos una hora y cuarto a toda pastilla y, cuando nos acercamos a la zona donde suelen habitar los tiburones ballena, el barco aminoró la marcha y un guía empezó a observar con atención el fondo marino esperando divisar la silueta del animal. No fue difícil acertar dónde estaba, puesto que ya había allí otro par de barcos de otros hoteles y como unas 40 personas en el agua, flotando por encima del pez.

En ese momento nos indicaron que nos pusiéramos las aletas y que saltáramos al agua como si fuéramos paracaidistas saltando al vacío. Cuando caí en el agua no sabía bien adónde mirar, ya que me rodeaba un montón de gente que aleteaba con más o menos acierto. Fijé la mirada en el fondo y lo vi, alejándose de allí, como un famoso tratando de huir de la muchedumbre y los paparazzi.

Las fotos de cerca las hizo nuestro guía que se apiadó de nosotras 🙂

Todo el mundo empezó a perseguirlo mientras en el fondo, el animal seguía nadando. Me pareció absurdo ir detrás de él y tener que pelearme con cuarenta personas más, así que vi cómo se iba alejando y luego me contenté con contemplar el precioso arrecife y los pececillos que tenía al lado.

Más tarde volví al barco. El capitán recogió a todos los excursionistas y dirigió el bote un poco más allá. Entonces nos volvieron a indicar que volviéramos a saltar porque el tiburón ballena estaba en el fondo. Esta vez fui de las primeras en saltar y cuando caí al agua ¡acabé justo delante de él! Tenía un tiburón ballena justo enfrente a tan solo unos metros de distancia. Era precioso. Tenía la piel oscura salpicada por motas blancas y era enorme. El tiburón ballena es el pez más grande del mundo y puede llegar a medir hasta 15 metros.

Fue un momento increíble… que quedó totalmente arruinado cuando casi todo el grupo pasó por encima mío para verlo. Sinceramente, parecía la guerra. A nosotras nos supo mal por el pobre tiburón. Esta es una excursión muy popular, pero creo de deberían regular el número de visitantes que reciben porque si no, los tiburones ballena acabaran de frenopático.

Video: Maldivas con mochila #8 : el tiburon ballena, mantas raya, snorkel (Abril 2020).

Pin
Send
Share
Send