Diarios de viaje

Sabores del mundo: receta del tiramisú

Pin
Send
Share
Send


El tiramisú es uno de los postres más conocidos de la gastronomía italiana y, aunque podamos pensar que es un dulce ancestral, su creación data de mediados del siglo XX en la zona del Véneto. Hay muchas recetas de tiramisú, pero en mi caso, la que suelo hacer es la que me pasó mi amiga Ana, una receta de su suegra, que es italiana.

A pesar de que es un postre italiano, yo lo asocio un poco con Japón. Quizás ahora estaréis alucinando, pero es que Ana era compañera de clase de japonés y muchas tardes de estudio las acabábamos amenizando con este delicioso postre. Ya veis, los kanjis con tiramisú entran mejor.

Hacer tiramisú es muy fácil, aunque el montaje requiere un poco de tiempo. Yo normalmente tardo una hora en hacerlo. Es un postre que se tiene que hacer el día antes de servir para que todos los ingredientes se asienten bien en el molde y así sea más fácil de cortar y servir. Esta receta lleva huevo crudo, con lo que por norma general no me gusta hacerla en verano, así que es un postre ideal para las sobremesas de primavera u otoño.

Ingredientes para hacer tiramisú:
- 1 tarrina de queso Mascarpone a temperatura ambiente (250 g)
- 2 claras de huevo
- 1 yema de huevo
- 2 cucharadas soperas de azúcar
- 1/2 litro de café
- licor Amaretto (opcional para ponerlo en el café al gusto)
- bizcochitos duros (yo uso los de la marca Fontaneda)
- cacao en polvo


Preparación del tiramisú:

1. Separamos las claras de las yemas.
2. Montamos las dos claras a punto de nieve.
3. En un bol ponemos el queso Mascarpone (para poder trabajarlo mejor, es ideal que no esté frío), la yema y las dos cucharadas de azúcar y batimos bien con un batidor de varillas hasta que quede una crema homogénea.
4. Incorporamos las claras a la crema con una espátula para que la crema incorpore las claras con todo su volumen. Aunque si os soy sincera, muchas veces hago la mezcla también con la batidora de varillas.
5. Una vez hecha la crema, hay que empezar a montar el tiramisú. Normalmente uso un molde desmontable cuadrado. Ponemos el café en un plato hondo y “rebozamos” los bizcochos en el café. Si no os gusta el tiramisú con sabor fuerte de café, lo suyo es pasarlos vuelta y vuelta rápidamente porque el bizcocho absorbe muy rápidamente el café.

Pin
Send
Share
Send