Asia

Escala en Qatar: Doha stopover

Pin
Send
Share
Send


Finalmente salimos de Barcelona con destino Indonesia y escala en Doha con cuarenta minutos de retraso a causa de algún problema X . Las más de seis horas de vuelo hasta Qatar fueron bastante pesadas porque solo había una televisión central con una programación pésima, pero al menos la comida lo compensó. Y es que nos cebaron: aperitivo, comida y merienda.

Seis horas y veinte minutos más tarde, aterrizamos en el aeropuerto de Doha, capital de Qatar. Al bajar del avión, nos encontramos con otro mundo: hombres con kandora blanca y mujeres con la abaya negra. Aunque no todos, ya que el 75% de la población de Qatar son inmigrantes.

Tras pasar los trámites de inmigración, salimos del aeropuerto y allí nos estaba esperando Benny, un chico nepalí que lleva viviendo allí cinco años y que nos hizo de guía en una breve excursión por Doha que contratamos con Qatar Airways. Lo primero que nos dijo Benny, sobre todo en cuanto me vio sacar la cámara, es que fuéramos con mucho cuidado al hacer fotos a la gente y que sobre todo pidiéramos primero permiso.

Nos montamos en el coche y, mientras Benny nos iba explicando datos de Qatar, vimos una ciudad moderna, impersonal, llena de rascacielos y edificios de dos plantas sin ningún encanto. El antílope orice, el animal que representa al país, lo encuentras por todos lados: en estatuas, anuncios y logotipos varios. Antiguamente, Qatar vivía de las perlas, pero la fuerte competencia de Japón acabó por minar el negocio. Más tarde, el descubrimiento de petróleo y gas convirtió a Qatar en uno de los países del mundo con mayores reservas de estos dos combustibles. Una de las curiosidades que nos explicó Benny es que como solo el 25% de la población es autóctona, el gobierno les da muchas ayudas. Por ejemplo, otorga terrenos gratis para la construcción de una casa al casarse, ofrece la sanidad y todos los suministros de agua, luz, gas, etc. gratis y aumenta el salario del padre por cada hijo que se tenga. La media actual es de 6.

La primera visita la hicimos en el zoco, que vendría a ser la parte más antigua de la ciudad, aunque diría que apenas tenía unos lustros. El zoco está dividido por zonas, la de las telas, la de los animales domésticos, las especias, los muebles, la zona de bares y restaurantes fashion… aunque lo que más me impactó fue el hecho de que no había gente gritando o dándote la paliza para que compraras como en El Cairo, y es que nos explicó Benny que está prohibido. Por eso, como mucho solo un par de vendedores nos ofrecieron tímidamente que entráramos a mirar.

Una de las zonas del zoco que más nos gustó fue la de los halcones. En un ala del zoco había diversas tiendas donde vendían estos animales y todo lo relacionado con la cetrería. Un halcón sin entrenar (búscate tú la vida) sale a partir de 1.000 euros. En una de las tiendas, un vendedor me invitó a entrar y hacer fotografías, pero Benny estuvo muy nervioso en todo momento. Quizás porque iba haciendo fotos todo el rato y temía que me metiera en un lío, pero ocurrió todo lo contrarío. Incluso en una ocasión, un señor qatarí, cuando me vio con la cámara me pidió que le hiciera una foto y se posó y todo.

Video: Flight Transfer at Doha Airport Hamad International Airport - How to walk to a connection flight (Abril 2020).

Pin
Send
Share
Send